Especies Invasoras: Los Mapaches de Doñana

Mapaches3

El mapache (Procyon sp.) es un conocido animal frecuente del continente americano, que aparece con asiduidad en series y películas infantiles debido al particular aspecto que le confieren su antifaz y su cola anillada. Pero lejos de esta imagen idealizada, el mapache no deja de ser un mamífero carnívoro de una familia de los prociónidos (próximos a los mustélidos) altamente versátil. Aunque existen tres especies de mapaches en el mundo (norteamericano – P. lotor / sudamericano – P. cancrivorus / de Cozumel – P. pygmaeus), aunque todas ellas tienen un aspecto similar. Su alta adaptabilidad de dieta y de hábitat supone que a su vez, allá donde es introducido, es capaz de colonizar rápida y fácilmente amplias áreas a gran velocidad. Ello le ha llevado a ser considerado una especie invasora en varias regiones del planeta, en concreto, en Europa y Asia.

En España, la introducción comienza con los primeros mapaches que llegaban como mascotas, ejemplares destinados a la industria peletera y/o como animales de zoológico. Sin embargo, a final de siglo XX se popularizó como mascota “de moda”, propiciando un aumento de la venta de esta especie a particulares, no siempre con instalaciones adecuadas para mantenerlos. Ello derivó en la detección de los primeros mapaches en libertad alrededor de grandes ciudades, debido al abandono deliberado por aquellos propietarios que se cansaban de sus olores, de su agresividad y de su comportamiento sexual y territorial cuando alcanzaban la edad adulta.

Las especies exóticas invasoras tales como el mapache o los galápagos de Florida, están entre los primeros puestos de amenazas a la biodiversidad autóctona.

Observaciones de mapaches en la península ibérica, las islas Baleares y Canarias. fuente: www.vertebradosibericos.org


Observaciones de mapaches en España. fuente

En torno a 2003, se detectaron en el río Henares en Madrid los primeros ejemplares que indicaban que empezaba a existir una población inicial de mapaches en nuestro país. Poco después, la alarma también saltaba en Guadalajara, donde se detectó otra población. Unos años más tarde, se inició una campaña de trampeo en ambas localizaciones que hoy en día aún continúa. A inicios de la segunda década del siglo XXI se detectaron de forma casi simultánea ejemplares de mapache en otras localizaciones como Alicante, Lugo o Mallorca, cuyas poblaciones también están siendo objeto de gestión.

El mapache en Doñana

Entre 2011 y 2012, se tuvo constancia de varias citas de avistamientos de ejemplares e indicios de mapache en el Entorno Natural de Doñana. Ante las sospechas de que no se tratase de ejemplares aislados, sino de un núcleo establecido en la comarca, durante el verano de 2012, se puso en marcha un operativo que se aplicó en algunas masas y cursos de agua de la zona comprendida entre las ciudades de Huelva y Sevilla. Se utilizaron técnicas de rastreo y fototrampeo, aumentando el esfuerzo de campo en las localizaciones de citas previas, y en áreas cercanas a grandes ciudades, donde pudiera haber más probabilidad de encontrar animales abandonados por sus propietarios.

 

1-día-13-RED

Huellas de mapache by Javier Vázquez

El operativo de búsqueda de indicios comenzó el 6 de agosto de 2012, tras una visita previa del personal encargado del rastreo a Madrid para compartir información con los técnicos que gestionan la población allí presente. Dos días después, el miércoles 8 de agosto, se detectaron las primeras huellas de mapache en el arroyo Majaberraque (Bollullos de la Mitación, Sevilla), donde semanas antes un cicloturista indicó haber avistado varios ejemplares cruzando un carril. Se encontraban en una zona con poca profundidad de agua, donde el curso de agua discurría casi oculto por la vegetación de cañas y zarzas. A pesar de que el acceso al punto donde estaban los indicios era difícil, se consiguió confirmar sobre el terreno la identificación específica de mapache, y se procedió a colocar cámaras de fototrampeo para obtener información del núcleo, que al día siguiente revelarían un número mínimo de 4 ejemplares. Tras rastrear minuciosamente el cauce del arroyo los días posteriores, se pudo determinar que el núcleo frecuentaba un tramo inferior a los 2km de longitud.

 

CAM02590

Rastreo de indicios de presencia by Javier Vázquez

La rápida intervención de los rastreadores permitió localizar el núcleo de mapaches de Doñana en las primeras 72 horas del operativo de búsqueda. Pudiendo ubicar adecuadamente el equipo de captura de estos animales 

 

Una vez finalizada la campaña de rastreo, este arroyo fue el único punto del área muestreada en el que se detectó la presencia de esta especie, por lo que se procedió a iniciar la campaña de trampeo. Se utilizaron jaulas-trampa modelo “tomahawk” y similares, que fueron pre-cebadas durante 15 días con fruta y alimento para perros. En apenas 15 días, se consiguió capturar hasta 11 mapaches en este arroyo. Así mismo, otros 5 animales provenientes de una finca cercana fueron entregados voluntariamente por el propietario al conocer las labores de trampeo que se estaban llevando a cabo. Un total de 3 machos y 13 hembras fueron trasladados tras su captura al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de “La Calatilla”, en Huelva, donde se mantuvieron a la espera de conocer más datos sobre los mismos. Una vez se comprobó que no estaban identificados, fueron eutanasiados al no ser reclamados por ningún propietario o entidad.

Mapaches

Fototampreo de mapaches by Javier Vazquez

De cada uno de los mapaches se obtuvieron muestras de sangre para su posterior análisis genético, y los cadáveres fueron trasladados al departamento de Ecopatología de Fauna Silvestre de la Universidad de Murcia para evaluar su estado sanitario. Ninguno de los mapaches analizados mostró tener ninguna enfermedad infectocontagiosa, probablemente a que llevaban un corto periodo de tiempo en libertad. Muchas de las enfermedades que pueden contraer los mapaches, como la rabia, el moquillo o las lombrices intestinales, son las mismas que las que pueden afectar a nuestros carnívoros autóctonos. Sin embargo, una de estas lombrices es un nematodo llamado Baylisascaris procyonis que únicamente desarrolla su ciclo reproductivo en el mapache, y que posee gran importancia debido a que sus larvas migrans pueden causar alteraciones cerebrales y oculares, o incluso la muerte, a muchas otras especies tales como aves o mamíferos, incluido el hombre. Este patógeno ha sido detectado en mapaches de Alemania, pero no en la población de España.

A pesar de que el mapache puede contener un parásito peligroso para otros animales y para las personas, ninguno de los ejemplares de Doñana estaba contagiado. 

Las posteriores revisiones de la zona no han revelado más indicios de presencia de mapache en la comarca de Doñana. Por otro lado, las escasas citas de mapache recibidas desde entonces, se corresponden con falsas alarmas debidas a errores en la identificación de rastros o de la propia especie. Este resultado negativo, unido al incremento de esfuerzo de vigilancia desde 2012 también sin éxito, hacen sospechar que probablemente el núcleo fue eliminado gracias a la intervención temprana de gestión sobre la especie, la cual suponía una grave amenaza para las colonias de aves y el resto de biodiversidad de este importante paraje. Así se pone de manifiesto la importancia de actuar de manera rápida a la hora de controlar y erradicar colonizaciones de especies exóticas invasoras en su estado inicial.

 

                     

                   Javier Vázquez

http://veterinariodefauna.blogspot.com.es/

Deja un comentario